Pin It

Los abonos complejos son productos que contienen dos o tres de los nutrientes básicos: nitrógeno, fósforo y potasio. Además pueden contener nutrientes secundarios y micronutrientes, siempre de acuerdo con los contenidos mínimos definidos en las legislaciones comunitaria y española.

El proceso de fabricación de abonos complejos consiste en hacer reaccionar químicamente las distintas materias primas que los componen y posteriormente, la papilla resultante se granula, seca, clasifica y acondiciona. Con ello se garantiza que cada gránulo del complejo tiene exactamente el mismo contenido de N, P y K, siendo ésta la principal diferencia con los abonos de mezcla o blending, en los que cada gránulo contiene sólo uno, o como máximo, dos nutrientes.

El nitrógeno contenido en estos abonos se puede presentar en forma nítrica, amoniacal o ureica, dependiendo de las materias primas utilizadas en su fabricación.

El fósforo se obtiene atacando totalmente la roca fosfórica pulverizada con ácidos fuertes o bien, utilizando directamente fosfato monoamónico. De esta manera se consigue que todo el fósforo que se incorpora al suelo sea soluble en agua y en citrato amónico neutro, es decir, completamente asimilable por los cultivos.

Existen productos que incorporan fosfato parcialmente solubilizado, es decir, contienen una proporción de roca fosfórica sin atacar. La calidad de estos productos, en cuanto al aprovechamiento agronómico del fósforo que contienen, es muy inferior al de los obtenidos por las vías indicadas anteriormente. En ellos, el fósforo de la roca fosfórica sin atacar se encuentra presente en forma soluble únicamente en ácidos minerales, en mayor o menor medida según la fracción de roca fosfórica sin atacar que incorporan. Este fósforo tiene un escaso valor agronómico tanto a corto como a medio plazo, ya que no es asimilable por las plantas, sobre todo en suelos calizos. Sólo en terrenos muy ácidos, la planta podría absorberlo despues de algunos años.

El potasio, que es siempre soluble en agua, puede proceder del cloruro o del sulfato potásico. Se emplea sulfato en suelos con problemas de salinidad o con cultivos sensibles al cloruro. La aplicación de potasa en forma de cloruro es  apropiada para todos los suelos, con la única excepción de los suelos con salinidad elevada. En los suelos calizos, es altamente recomendable el uso de cloruro potásico.

Los abonos complejos se aplican en sementera o fondo, distribuyéndolos homogéneamente. Se aconseja su enterramiento a cierta profundidad para localizar los nutrientes cerca de las raíces y facilitar así la absorción, en especial del fósforo y del potasio.

Las dosis de abonado recomendadas dependerán del contenido en nutrientes de cada fórmula, es decir, de las concentraciones de nitrógeno, fósforo y potasio y del equilibrio, que es la proporción en la que se encuentran los tres elementos nutritivos. Así, en el 10-20-10, la concentración en nutrientes totales es 40 y el equilibrio entre nutrientes es 1.2.1.

En el mercado existen numerosas fórmulas de abonos complejos NPK con gran variedad de su composición y sus diferentes formas químicas de los nutrientes que contienen.

En cuanto a los fertilizantes binarios, los que más se consumen en España para su utilización en el abonado convencional, son el Fosfato Diamónico (DAP) y el Fosfato Monoamónico (MAP). Ambos, por sus especiales características químicas, son muy adecuados para su aplicación en fondo, y pueden ser base para la fabricación de abonos ternarios de mezcla. También, son muy utilizados, como materia prima, para la fabricación de abonos complejos NPK.  

Dentro de los fertilizantes binarios, es muy utilizado el nitrato potásico 13-0-46, que se emplea básicamente en fertirrigación y que también se aplica por vía foliar.

Los abonos de mezcla o blending son mezclas físicas de distintas materias primas, sin reacción química, pero que contienen, al igual que los abonos complejos, dos o tres nutrientes principales en su composición. Se trata de una mezcla de sustancias heterogéneas en cuanto a sus características físicas y químicas.   

Los abonos complejos presentan, frente a las mezclas, las siguientes ventajas:
Cada gránulo contiene los tres nutrientes, lo que facilita un mayor aprovechamiento por la planta.
Son químicamente estables y presentan menor higroscopicidad.
Son más resistentes a la abrasión y a la formación de polvo.
La granulometría es uniforme, lo que mejora la distribución.
Evitan la segregación de los componentes durante el transporte, almacenamiento, etc.

Por el contrario, los abonos de mezcla suelen tener un menor coste por unidad de nutriente, y facilitan la elaboración de fórmulas específicas. 

 

Abonos compuestos, complejos y de mezcla

Comentarios   

+3 # Francisco 02-06-2017 10:00
Hola a tod@s, me llamo Paco y tengo una pequeña parcela en donde riego con agua del pozo de mi vecino, la cual almaceno en un bidón de 1.000 litros para regar con goteros mi huertecilla. A este bidón le hecho una mezcla de fertilizantes concentrado ya preparado de:
(15% Nitrógeno)
(30% Fósforo)
(5% Potasio)
(3%Calcio)
Este didon está a la intemperie y aunque está cubierto por una lona oscura pero el agua se pone verdosa y con el tiempo se crea una capa Mugrienta. Ya he limpiado el deposito y me han comentado que le eche un poco de lejía para prevenir y eliminar este verde.
Mi pregunta es la siguiente, puedo mezclar la lejía con los fertilizantes que ya le añado al deposito, es bueno, pasa alguna reacción con esta mezcla?
Gracias.

---------------------------------------------------

RESPONDIDO por AgroEs.es y enviado por mail folletos de productos adecuados para tratamientos y desinfección de aguas para riego y sistemas de riego.
Responder | Responder con una citación | Citar
-1 # #Ana 14-06-2018 20:37
Hola Francisco,lo ideal es tratar el agua, el tema es que esa agua de pozo esta mezclada con impurezas como algas, limo, etc,nosotros vemos todo este tipo de tratamiento de agua con sistemas muy económicos destinados para este tipo de tto,en la actualidad ayudamos a varias personas naturales o con negocio, puedes buscarnos como Dr del agua.saludos
Responder | Responder con una citación | Citar
-2 # Alvaro 05-01-2018 16:04
Hola Paco la lejía o hipoclorito de sodio es un agente muy corrosivo y que si la concentración a no ser que sea muy baja, puede dañar a la planta y se te pongan pochos los tomates. Ademas, contiene sodio lo que alcalinizara poco a poco el suelo y al final se forme un problema grave. Yo te recomiendo que lo protejas mejor con un plástico negro o incluso que lo pintes y que lo sitúes en una zona donde no le de mucha calor.
Responder | Responder con una citación | Citar
0 # Norma 15-04-2020 22:24
Una explicación sobre la diferencia entre abono simple compuesto complejo y compuesto mezcla.
Quiero una breve respuestas..??
Responder | Responder con una citación | Citar

Utilizamos cookies propias y de terceros para hacer posible y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Ver más