Métodos compatibles con la agricultura ecológica para el control del Tigre del Almendro o Chinche del Almendro, Monosteira unicostata Mulsant & Rey 1852.

Métodos compatibles con la agricultura ecológica para el control del Tigre del Almendro o Chinche del Almendro, Monosteira unicostata Mulsant & Rey 1852.

1. Introducción 
1.1. Descripción del problema 
1.2. Métodos de posible aplicación para el control de M. unicostata en Agricultura Ecológica 

2. Objetivos del proyecto 

3. Actividades realizadas y resultados 
3.1. Recogida de adultos de M. unicostata y cría en laboratorio
3.2. Estudio de la biología y morfología de M. unicostata 
3.3. Estudio de la fenología de la plaga en la zona de Plasencia 
3.4. Ensayos de laboratorio para la evaluación de la eficacia desustancias autorizadas en Agricultura Ecológica 
3.5. Ensayos en campo 

4. Agradecimientos

5. Conclusiones 

6. Publicaciones y otros trabajos de difusión de los resultados    

Ver completo Investigación de métodos compatibles con la agricultura ecológica para el control del “Tigre del Almendro” Monosteira unicostata Mulsant & Rey 1852, cuya introducción se puede ver a continuación:

1.1. Descripción del problema

Monosteria unicostata (Mulsant) (Hemiptera: Tingidae), de nombre común “chinche del almendro” o “tigre del almendro”, es una chinche distribuida por toda el área mediterránea que se desarrolla principalmente sobre almendro, aunque es bastante polífaga y se ha citado también sobre cerezo, melocotonero, ciruelo y peral. También se ha encontrado en árboles no frutales como chopo, álamo y más recientemente sobre ciprés. 

Esta pequeña chinche, de 2 a 2,5 mm de longitud, puede alcanzar poblaciones muy numerosas. Son los adultos los que invernan, entre la corteza de los árboles, entre plantas espontáneas y en la hojarasca del suelo. En primavera estos adultos se dirigen a las hojas jóvenes, donde practican numerosas picaduras. Ponen huevos en el envés de las hojas. Presenta tres o cuatro generaciones anuales, desde primavera hasta final del verano. Tanto adultos como ninfas se alimentan en el envés de las hojas practicando picaduras para extraer los jugos de sus tejidos y pueden provocar daños de importancia especialmente en almendro.  

El daño se manifiesta por la aparición en el haz de una coloración blanquecina y en el envés pueden localizarse excrementos, melaza, negrilla y mudas, lo que puede producir abarquillamiento de las hojas y reducción de la asimilación clorofílica. Las picaduras de alimentación producen un debilitamiento del árbol, pérdida de hojas y disminución de la cosecha. Si el ataque es intenso al final del verano puede llegarse a la completa
defoliación del árbol (Fig. 3). Esta defoliación afecta al desarrollo y maduración de los frutos. También las hendiduras que practican para efectuar la puesta pueden facilitar la penetración de patógenos. Se ha observado que los daños son más intensos en periodos de sequía. 

En agricultura convencional e integrada el control de esta plaga se lleva a cabo mediante tratamientos con insecticidas organofosforados y piretroides principalmente. El momento recomendado para aplicar los tratamientos insecticidas varía según los autores: cuando predominen las formas inmaduras de la segunda generación, o tras la aparición de los primeros adultos invernantes. Se recomienda generalmente un segundo tratamiento.
No hay disponibles datos recientes sobre la incidencia y los daños causados por M. unicostata en nuestro país. En otras áreas mediterráneas como Turquía y sur de Italia está citada como la plaga más importante del almendro. No obstante parece que los problemas más importantes
los provoca esta plaga en plantaciones de almendro acogidas a producción ecológica, ya que, al no estar permitida en este sistema la utilización de insecticidas de síntesis química, no hay disponible ninguna estrategia de control que se haya probado eficaz.
Dada la creciente implantación de sistemas de producción agrícola ecológica en el cultivo del almendro y los problemas que el sector manifiesta tener para controlar esta plaga, se hace necesario el desarrollo de métodos alternativos al uso de insecticidas de síntesis química que la controlen con eficacia y que sean a la vez viables económicamente, en un cultivo como éste en que los beneficios son pequeños.

1.2. Métodos de posible aplicación para el control de M. unicostata en agricultura ecológica

Uso de variedades resistentes
Algunos estudios sobre cerezo en Italia indican que la susceptibilidad depende de la variedad. Es éste un aspecto de interés que debería estudiarse, teniendo en cuenta que las variedades menos susceptibles a las plagas no siempre satisfacen otros criterios como el interés comercial, la productividad, o la calidad del fruto…

Control biológico
La abundancia y distribución de todas las especies en la naturaleza está condicionada, en mayor o menor medida, por la actividad de sus enemigos naturales o antagonistas (depredadores, parasitoides y patógenos). Se ha citado la eficacia de algunas cepas de nematodos entomopatógenos (Steinernema apuliae) sobre M. unicostata en condiciones de laboratorio pero su aplicación en campo parece bastante improbable, dadas las condiciones de extrema sequedad del ambiente en que se desarrolla la plaga. Estrategias como las liberaciones inundativas de artrópodos antagonistas o la introducción de depredadores o parasitoides exóticos, que son de común uso en otros cultivos, no parecen aplicables en este cultivo dado su carácter extensivo. En cambio, sí puede incidirse mediante otra estrategia de control biológico: la potenciación de los enemigos naturales que están de forma natural en el cultivo. El primer paso para ello es conocer cuáles son estos enemigos naturales y su importancia, así como los factores que afectan a su acción. Es de suponer que esta plaga como todas las especies está sujeta a la acción de depredadores y parasitoides pero no hay constancia de ningún estudio hecho en nuestro país para conocer los enemigos naturales de M. unicostata y su incidencia sobre sus poblaciones. En plantaciones de almendro en Turquía se encontró un numeroso grupo de insectos depredadores de M. unicostata, destacando los Coccinélidos y varias familias de Heterópteros (chinches): Antocóridos, Míridos y Nábidos. Dentro de las posibles estrategias con que se puede favorecer el control natural está la modificación del hábitat. En este sentido el aspecto fundamental es la diversificación del hábitat, pero soluciones típicas como la utilización de cultivos asociados, intercalares o de setos, parecen de muy difícil aplicación al tratarse de un cultivo en secano muy extremo, donde la competencia por el agua es un condicionante insalvable Las prácticas de cultivo pueden tener efectos no deseados sobre los enemigos naturales de las plagas. En este sentido es de especial interés poner extremo cuidado en la elección de medios de control de plagas selectivos. De ahí el interés que tiene, para cualquier estrategia de control que se proponga, evaluar, no solo su eficacia, sino también su efecto sobre los enemigos naturales presentes en el cultivo.

Tratamientos
En la agricultura ecológica está autorizado el uso de algunos productos insecticidas y repelentes de plagas, entre los que se incluyen extractos de plantas, decocciones de hierbas, jabones y sustancias minerales pero, aunque muchos de ellos se utilizan de forma muy generalizada, aún no se ha estudiado suficientemente su eficacia. Contra M. unicostata algunos textos de divulgación en agricultura ecológica proponen las pulverizaciones con insecticidas de origen natural autorizados, como piretrinas naturales, rotenona, aceite de Neem, jabón potásico o aceite de verano, así como el encalado de los troncos para combatir los adultos invernantes. En estudios de laboratorio se ha encontrado efecto insecticida de algunos extractos de plantas, como el obtenido de la planta Artemisia absinthium. Entre los productos de origen vegetal más empleados actualmente en el control de plagas están los extractos del árbol del Neem (Azadirachta indica A. Juss.). En esta planta se reconocen distintos principios activos y el más importante es la azadiractina, que actúa como regulador del crecimiento de los insectos y otros artrópodos, tiene efecto sobre larvas y pupas, y actúa por contacto e ingestión interfiriendo el proceso de la muda. También se le conoce efecto antiapetitivo cuando se utiliza a dosis altas. Aunque en sí no es muy selectiva, al afectar 7 principalmente a las fases juveniles, puede conseguirse cierta selectividad eligiendo adecuadamente el momento de aplicación. No obstante tanto la eficacia como los efectos sobre la fauna auxiliar deben ser evaluados. Los aceites esenciales ricos en terpenoides volátiles son también productos de origen vegetal autorizados en agricultura ecológica que han demostrado en numerosos casos proporcionar cierto grado de protección contra los insectos. En el caso de M. unicostata existe una experiencia previa de aplicación de aceite de tomillo (Thymus zygis) con la que se observó cierto efecto de repelencia. La gran volatilidad de estos terpenos puede hacer que la persistencia del producto no sea suficiente para ejercer un buen control, de ahí el interés que puede tener su combinación con otros productos como el jabón potásico. En cualquier caso, es necesario un estudio sistemático tanto de la eficacia de estos compuestos como de su efecto sobre la fauna auxiliar. Otro producto autorizado en agricultura ecológica e interesante para incluir en estas investigaciones es el caolín. Se trata de un mineral del tipo de los aluminosilicatos, de color blanco, no poroso, poco abrasivo, de grano fino y con forma de lámina, que se dispersa fácilmente en agua y es químicamente inerte en un amplio rango de pH. Además no tiene efectos negativos sobre la salud humana ni sobre el medio ambiente, y el desarrollo de resistencia en los insectos plaga es poco probable debido a su modo de acción. El mayor éxito en control de plagas se ha conseguido en el caso de homópteros como la psila del peral, Cacopsylla pyricola (Foerster) y de las plagas del olivo Bactrocera oleae (Gmel.) y Prays oleae (Ber.), sobre las que parece tener un importante efecto disuasorio de la puesta. No se sabe muy bien cuál es su mecanismo de acción, aunque en varios casos se ha observado que los insectos son incapaces de reconocer la planta u órgano huésped cuando está cubierto con caolín. Por otro lado, se cree que los insectos son repelidos debido a que la superficie tratada les resulta desagradable. El resultado observado es una reducción de la alimentación y la puesta sobre los huéspedes tratados. Existían pues fundadas esperanzas de que el producto resultara también eficaz contra M. unicostata y también era de interés el estudio de sus efectos sobre las especies beneficiosas.

Ver completo este estudio Investigación de métodos compatibles con la agricultura ecológica para el control del “Tigre del Almendro” Monosteira unicostata Mulsant & Rey 1852

 

Tigre del Almendro - Monosteira unicostata Mulsant & Rey Control en Agricultura ecológica